Charlotte Beverly: El origen

¡Hola, corazones rebeldes!

EBK99805Como narradora y creadora de historias, hoy os quiero contar una muy personal. Con motivo de la publicación de La candidata perfecta y Tan lejos, tan cerca, he decidido redactar este artículo en el que os cuento de donde sale este universo compuesto por tres novelas, independientes entre sí, pero que están íntimamente relacionadas.

Todo comenzó hace unos cuantos años, cuando vivía en Inglaterra. Viajé a Lincoln en tren, y durante el viaje, a través de la ventanilla, pude ver algunos pequeños pueblos de la campiña inglesa muy bonitos y encantadores. Los paramos cubiertos de hierba, esos bosques tan verdes, y esos pequeños cottages que salpicaban el paisaje, me inspiraron una historia con la que empecé a soñar de forma constante. En las imágenes que se reproducían durante el sueño, aparecía una joven dama inglesa y un apuesto caballero inglés de otra época. Poco a poco, se fue forjando una historia que tuvo distintos desarrollos.

Finalmente, regresé a España, y mi deseo de plasmar aquella historia en papel fue creciendo día a día. Sin embargo, no terminaba de decidirme. Hasta que, a principios de 2017, hablé de ello con mi pareja. Él fue quien me convenció para dar el paso, sentarme delante del ordenador, y plasmar lo que veía en mis sueños.

Con el paso de los meses, aquel sueño se convirtió en una novela corta, que llevaba por título el nombre de mi protagonista Charlotte Beverly. Cree un entorno y unos personajes que empezaron a pedirme historias propias. Fue el caso de Henry Crawford, el mejor amigo de mi protagonista masculino, Michael Davenport. Entonces, él era un mero secundario, pero su personalidad me gustó, aunque no me esmeré en su descripción. Quería que le conocierais en profundidad cuando protagonizara su propia novela.

Otros dos personajes también me pedían a gritos que hablara de ellos: Peter Bradford, el ayuda de cámara de Michael Davenport, y Jennifer Malory, la sirvienta de Charlotte Beverly en Horton Hall. Esta pareja tenía algo que contar, y les di la oportunidad de que lo hicieran.

Así, tras terminar Charlotte Beverly, dejé un tiempo parados esos dos proyectos, porque Un ramo de violetas y Corazones rebeldes estaban en marcha. Después de lograr que varias editoriales se interesaran por Charlotte Beverly, una historia que pensaba que no llegaría lejos (yo y mi pesimismo que a veces asoma), me decidí por Selecta, y el resto es historia.

Cuando Charlotte Beverly se publicó en febrero de 2018, estaba escribiendo Siempre estuve esperándote, y otra novela, así que Henry, Jennifer y Peter tenían que esperar. Una vez terminé lo que estaba haciendo, me metí de lleno en estas dos historias, y antes de finales de 2018 ya estaban en manos de la editorial.

Con ellas me despido de Charlotte Beverly y todo su universo, y en cierta manera me entristece, porque es un personaje muy querido para mí, quizás por ser el primero. Es algo que me acompañará siempre. Obviamente, en estas dos novelas notaréis ciertos cambios en mi estilo, pues ya no escribo del mismo modo. Es natural que una autora evolucione y aprenda cosas nuevas, y acabe plasmándolas en sus novelas.

No descarto futuras historias relacionadas con estos tres libros, porque intuyo que alguna lectora me las pedirá (hasta aquí puedo leer). O quizás os quedéis conformes y no queráis que siga tirando del hilo. Todo es posible.

De momento, seguiré ofreciendo más historias, tal vez con menos frecuencia, porque 2019 y 2020 van a ser años llenos de cambios. Espero que os animéis a darle una oportunidad a estas historias tan especiales.

¡Gracias por leer!

Anuncios