Conociendo lugares: Edimburgo

Hace unos años tuve la oportunidad de cumplir un sueño, visitar Edimburgo, capital de Escocia. Llevaba años queriendo visitar aquellas tierras rodeadas de montañas y algo de misticismo (sí, para mí Escocia sigue siendo un lugar especial y mágico, incluso después de haber estado allí). En este artículo os cuento mi visita a esta preciosa ciudad.

Por aquel entonces vivía en Inglaterra, y el contraste entre ambos lugares ya empezó a notarse al subir al tren que nos llevaba desde Birmingham hasta Edimburgo. Nada más llegar a tierras escocesas, lo que hasta entonces había sido un viaje en tren sin molestias ni baches, pues todo era plano, pasó a ser un viaje bastante movido, por que estábamos viajando entre montañas. A partir de ese momento, supe que estaba en Escocia.

10338699_10202240142540508_1499833708569177678_n

Llegamos a Edimburgo después de 4 horas de viaje, y nos encontramos con edificios altos de época medieval, callejones, y escaleras que nos llevaban a las alturas, pues la parte antigua de la ciudad esta construida sobre una colina. La disposición es de una ciudad medieval al uso, con una calle principal, la Royal Mile, y una red de calles a cada lado de la misma que van descendiendo. Si asciendes por Royal Mile, llegas hasta el castillo, situado en la parte más alta de la ciudad, y si desciendes, llegas hasta el Parlamente escocés. Edimburgo es una ciudad de grandes dimensiones, y en la que es imposible aburrirse, por que siempre hay cosas que hacer y ver. Continue reading “Conociendo lugares: Edimburgo”

Anuncios

Vida de un traductor: Expresiones difíciles o casi imposibles de traducir

Man-With-Question-021¡Hola a todos/as!

La mayor parte del tiempo el traductor se enfrenta al hecho de que existen expresiones tan ligadas a la cultura fuente, que es prácticamente imposible encontrar un equivalente que transmita por completo o parcialmente lo que quiere decir esa expresión o palabra en otro idioma.

Cuando empecé a estudiar el Máster, una de las primeras traducciones a las que me enfrenté fue un artículo escrito en español, que había que traducir al inglés, un texto que en apariencia era sencillo en estructura y estilo. Se trataba de un artículo publicado en un periódico español, en el cual una corresponsal francesa hablaba de su vida en Madrid, de lo diferente que era comparado con Francia. En principio, para mí, buena conocedora de Madrid, no presentaba mucho problema, pero cuando empecé a leer y a analizar el texto (algo muy importante), la cosa cambió bastante.

A parte de la gran cantidad de verbos reflexivos, que es una cosa bastante difícil de traducir al inglés, sobre todo para mí, expresiones como café cortado, café con leche, pinchos, o tapas aparecían en más de una ocasión. Sí, en principio estas palabras no presentaron ningún problema aunque café cortado no supe bien cual era el equivalente más cercano, pero palabras como castizo fueron un reto. Realmente lo más difícil fue transmitir lo castizo y madrileño del asunto, esa conexión cultural tan potente. Yo me preguntaba ¿Cómo traduzco castizo? ¿Cómo puede entender un anglosajón esa palabra y su significado?

Más de una vez he pensado que existen expresiones y palabras que sólo se pueden conocer bien si uno ha estado en el lugar. Hay veces que es posible encontrar equivalentes para palabras y expresiones como Mola mazo, en cero coma o fetén, pero sin duda, es necesario conocer bien su significado para poder traducirlos correctamente o de la manera más exacta posible. De hecho, no sólo conocer su significado, sino su contexto cultural, por eso, un traductor necesita (y reitero el verbo) un conocimiento cultural profundo, por que sino cometerá numerosos errores. Además, cuando uno traduce este tipo de textos, no deja de aprender cosas nuevas, incluso cuando realmente crees que sabes mucho, siempre hay algo más que te queda por saber, sobre todo teniendo en cuenta que los idiomas no dejan de evolucionar.

Mi solución a estas palabras imposibles o casi imposibles de traducir ha sido siempre intentar adaptarlas a la cultura de destino, pero siempre explicando a pie de página, a ser posible, su significado y contexto cultural, muchas veces dejando la palabra original, como en el caso de Tapas o Pinchos. Con este artículo quiero también defender el papel del traductor y las dificultades que ello conlleva, pues cuando el receptor se queja de una mala traducción o de que se pierde algo, pues hay que decir que no es fácil para un traductor llevar a cabo este tipo de trabajos, y que los primeros en frustrarnos somos nosotros, por el hecho de no poder transmitir al cien por cien ese elemento cultural.

Aunque también debo decir que contamos con un privilegio enorme, el hecho de ser un confidente y un conector entre dos culturas que conocemos bien, siendo los únicos que realmente entendemos la esencia del significado del texto que traducimos, transmitiendo el contenido con menor o mayor fortuna. Por eso me gusta tanto esta profesión.

Y vosotros ¿Alguna vez os habéis encontrado con un texto realmente difícil, con palabras difíciles o casi imposibles de traducir?

Gracias por leer.

 

 

Primeros pasos: Trabajar como traductor voluntario

¡Hola a todos/as!

Hace unos meses la Universidad de Birmingham, institución en la cual realicé un máster en Estudios de Traducción, se puso en contacto conmigo por que querían que ofreciera una charla a los alumnos de Lenguas Modernas sobre la traducción y las profesiones relacionadas con ella, puesto que estas conferencias ofrecidas por antiguos alumnos, tenían la función de aportar información a los estudiantes universitarios sobre posibles opciones profesionales. Durante la conferencia, ofrecí algo de información sobre mi trayectoria, y sobre todo, consejos para que desde ese mismo momento, todos aquellos interesados en seguir mis pasos, se pusieran manos a la obra para adquirir experiencia.
8TxrKq8ncMuchas veces, cuando los traductores o intérpretes buscamos trabajo nada más terminar la carrera o el máster, nos encontramos con que muchas empresas de traducción piden como requisito indispensable para poder trabajar con ellos, que hayamos trabajado como traductores al menos 5 años, 3 años, 2 años o incluso en algunos casos 10 años. Es entonces cuando piensas que jamás podrás conseguir nada, ya que no tienes la experiencia laboral suficiente, o incluso ninguna en algunas casos, pero no es así. Continue reading “Primeros pasos: Trabajar como traductor voluntario”