Nueva novela y Premio Literario Amazon 2019

¡Hola, corazones rebeldes!

Paso por aquí para haceros un anuncio importante. Este año, me presento al Premio Literario de Amazon 2019. El año pasado me quedé con las ganas de vivir la experiencia, y este año no pienso perdérmela. Me presentaré a este premio con una novela de romance histórico, ambientada en Inglaterra, Bélgica y Escocia, y llevará por título Beth.

Poco a poco, os iré dando más detalles 😉

Captura de pantalla (133)

Anuncios

Charlotte Beverly: El origen

¡Hola, corazones rebeldes!

EBK99805Como narradora y creadora de historias, hoy os quiero contar una muy personal. Con motivo de la publicación de La candidata perfecta y Tan lejos, tan cerca, he decidido redactar este artículo en el que os cuento de donde sale este universo compuesto por tres novelas, independientes entre sí, pero que están íntimamente relacionadas.

Todo comenzó hace unos cuantos años, cuando vivía en Inglaterra. Viajé a Lincoln en tren, y durante el viaje, a través de la ventanilla, pude ver algunos pequeños pueblos de la campiña inglesa muy bonitos y encantadores. Los paramos cubiertos de hierba, esos bosques tan verdes, y esos pequeños cottages que salpicaban el paisaje, me inspiraron una historia con la que empecé a soñar de forma constante. En las imágenes que se reproducían durante el sueño, aparecía una joven dama inglesa y un apuesto caballero inglés de otra época. Poco a poco, se fue forjando una historia que tuvo distintos desarrollos.

Finalmente, regresé a España, y mi deseo de plasmar aquella historia en papel fue creciendo día a día. Sin embargo, no terminaba de decidirme. Hasta que, a principios de 2017, hablé de ello con mi pareja. Él fue quien me convenció para dar el paso, sentarme delante del ordenador, y plasmar lo que veía en mis sueños.

Con el paso de los meses, aquel sueño se convirtió en una novela corta, que llevaba por título el nombre de mi protagonista Charlotte Beverly. Cree un entorno y unos personajes que empezaron a pedirme historias propias. Fue el caso de Henry Crawford, el mejor amigo de mi protagonista masculino, Michael Davenport. Entonces, él era un mero secundario, pero su personalidad me gustó, aunque no me esmeré en su descripción. Quería que le conocierais en profundidad cuando protagonizara su propia novela.

Otros dos personajes también me pedían a gritos que hablara de ellos: Peter Bradford, el ayuda de cámara de Michael Davenport, y Jennifer Malory, la sirvienta de Charlotte Beverly en Horton Hall. Esta pareja tenía algo que contar, y les di la oportunidad de que lo hicieran.

Así, tras terminar Charlotte Beverly, dejé un tiempo parados esos dos proyectos, porque Un ramo de violetas y Corazones rebeldes estaban en marcha. Después de lograr que varias editoriales se interesaran por Charlotte Beverly, una historia que pensaba que no llegaría lejos (yo y mi pesimismo que a veces asoma), me decidí por Selecta, y el resto es historia.

Cuando Charlotte Beverly se publicó en febrero de 2018, estaba escribiendo Siempre estuve esperándote, y otra novela, así que Henry, Jennifer y Peter tenían que esperar. Una vez terminé lo que estaba haciendo, me metí de lleno en estas dos historias, y antes de finales de 2018 ya estaban en manos de la editorial.

Con ellas me despido de Charlotte Beverly y todo su universo, y en cierta manera me entristece, porque es un personaje muy querido para mí, quizás por ser el primero. Es algo que me acompañará siempre. Obviamente, en estas dos novelas notaréis ciertos cambios en mi estilo, pues ya no escribo del mismo modo. Es natural que una autora evolucione y aprenda cosas nuevas, y acabe plasmándolas en sus novelas.

No descarto futuras historias relacionadas con estos tres libros, porque intuyo que alguna lectora me las pedirá (hasta aquí puedo leer). O quizás os quedéis conformes y no queráis que siga tirando del hilo. Todo es posible.

De momento, seguiré ofreciendo más historias, tal vez con menos frecuencia, porque 2019 y 2020 van a ser años llenos de cambios. Espero que os animéis a darle una oportunidad a estas historias tan especiales.

¡Gracias por leer!

Mi biblioteca: ¿Bailas conmigo? de Chris Razo

¡Hola, corazones rebeldes!

Hoy en la sección Mi biblioteca, os traigo la reseña de una novela que me ha entusiasmado, y no podía aguantarme las ganas de recomendarla. Se trata de ¿Bailas conmigo? de la escritora Chris Razo. ¿Queréis saber más? Os lo cuento a continuación.

51aOumvbVzL

¿Te quedaste con ganas de saber más sobre Jaime, personaje de la trilogía «Bailamos»?

Amor, amistad, sueños hechos realidad, pasión… Aquí tienes su historia.

Una obsesión disfraza de amor
Jaime cree haber encontrado el amor con Laura y no se resigna a perderla, pero su vida cambiará para siempre, cuando se dé cuenta de que ha puesto en peligro la vida de ella.

Sus años de terapias le harán comprender que el amor no duele, que el amor no se mendiga y que no puedes obligar a nadie a que te quiera si realmente no lo siente.

Una estrella en su vida 
Durante meses entabla una amistad con alguien que cambiará su vida para siempre, y que le hará participe de algo que no espera, pero que llenará sus días de felicidad absoluta.

Una amistad basada en la lealtad y en la sinceridad le harán comprender que necesita algo más en su vida.

Un proyecto y una frase que marcará su vida: ¿Bailas conmigo?
El lugar donde todo comenzó con Laura será suyo. Hará su sueño realidad, pero no estará solo.

Laura le acompañará en ese camino y alguien aparecerá en su vida para poner su mundo patas arriba.

¿Bailas conmigo? Será mucho más que un local, será una frase que Jaime jamás podrá olvidar.

En primer lugar, debo aclarar que este libro está íntimamente relacionado con la trilogía ¿Bailamos?, así que es absolutamente recomendable que la leáis si queréis entender la situación de Jaime al cien por cien, aunque la autora te pone en antecedentes al principio.

Dicho esto, paso a explicaros que Jaime es un personaje secundario de la trilogía, y el pobre sufre bastante por culpa de un amor no correspondido. Este personaje me encantó desde el principio, y cuando supe que tendría historia propia, ya me entraron ganas de que se publicara ¿Bailas conmigo?

La historia no me ha decepcionado en absoluto. Jaime es un amor, un hombre que ha sufrido y que ha conseguido ponerse en pie y seguir caminando. Alguien que se entrega mucho, y que recibe poco o nada a cambio. Sin embargo, ahora Jaime no está solo, porque tiene a Estrella, su hija, que le dará alegrías, pero también algún que otro quebradero de cabeza.

Luego está Silvia, la protagonista femenina, que me ha encantado por su dulzura y su valentía. De hecho, y esto es difícil, he conseguido sentirme identificada con ella en muchos aspectos. Es una mujer que ha tenido que luchar mucho, que ama de verdad, y que sabe esperar. Qué importante es saber esperar en el amor muchas veces. En mi opinión, hacen una pareja perfecta.

Y respecto a la narración. Se cuenta todo en primera persona, lo que hace que te sea fácil meterte en la historia y en la piel de los personajes. El estilo sencillo, ágil y ameno de Chris Razo me gusta, y hace que todo pase muy deprisa. Te mantiene pegada a las páginas, porque los personajes tienen sus secretos, historias que se guardan y que dan un giro importante a los acontecimientos después. Y como telón de fondo, el baile. De hecho, he devorado la novela rápidamente y me ha dado pena que se acabara.

Puedo afirmar que es mi favorita de la saga, y ojalá pudiera seguir de alguna manera (eso ya es cosa de la autora), porque esta pareja me encanta y quiero más de ellos. En definitiva, si te gustan las historias de amor tiernas, apasionadas, donde los sentimientos están a flor de piel, entonces, no puedes perdértela. ¡Esto es amor verdadero y lo demás tonterías!

Princesa de las tinieblas (Parte 1)

mystical-portrait-of-a-girl-1374006_1920.jpgEstoy emocionado. Esta noche por fin tendré mi primera cita con Emi, la chica de mis sueños. Nos conocimos en la universidad, hace cosa de tres meses. Yo ya llevo un año aquí, estudiando ingeniería, y ella ha entrado este año nueva, en la misma carrera que yo. Lo cierto es que me quedé prendado de ella desde el primer momento. Con su melena larga castaña, sus enigmáticos ojos verdes, ocultos casi siempre bajo unas oscuras gafas de sol, y su cuerpo perfecto, envuelto en prendas negras y de colores poco llamativos, me enamoró enseguida.

Yo, que no soy nada del otro mundo, un tipo delgado, alto, de ojos claros y pelo castaño, que tiene que llevar gafas para leer, aún no comprendo por qué aceptó salir conmigo. Desde que la conozco, siempre la he visto salir con tipos super guapos y cachas. No es que tenga novio, pero sí muchos rollos de una noche.

Como es novata, casi nadie habla con ella. Siempre la veía sola, deambular sin rumbo, perdida, y decidí acercarme para saludarla. Ella me sonrió, y casi me da un infarto. La pobre estaba perdida, buscando un aula, y nadie la echaba una mano. Sí, es difícil ser el recién llegado y que nadie te ayude. Le hice un poco de guía, y enseguida intercambiamos los contactos.

Yo ya os digo que no me creí mi buena suerte. Las chicas como ella siempre han pasado de largo por mi lado, sin siquiera mirarme. Pero Emi es diferente. Es una tía enrollada y muy simpática.

Cada vez que estoy cerca de ella, me pongo nervioso, pero al final ella hace que me sienta cómodo, hablándome como si fuéramos amigos de toda la vida. Me contó que eligió el turno de tarde en todas las asignaturas, porque tiene alergia al sol, y era mejor evitarlo. También sé que no soporta el ajo, ni el picante. Bueno, nada fuera de lo normal. Después de saber esto, entendí por qué tiene la piel tan blanca.

Hace unos días, decidí dar el paso, y la invité a salir. Una cosa informal, cena en un restaurante de comida rápida al que solemos ir todos los estudiantes. Sin embargo, para mí va a ser una noche especial.

Me he puesto mis mejores galas: Unos pantalones vaqueros, una camisa blanca y una americana azul. También llevo mi mejor perfume, y me he peinado con gomina, para domar mi cabellera rebelde.

Mike, mi compañero de cuarto, que es un friki de cuidado, me ha dicho que me he pasado, pero a mí me da igual la opinión de un tipo que se pasa la mayor parte del tiempo en pijama.

Espero sentado en una de las mesas del restaurante, frotándome las manos, y moviendo una de mis piernas, frenético. Estoy muy nervioso. Enseguida veo a Emi entrar y me quedo sin palabras. Lleva su melena suelta cayendo sobre sus hombros, y su piel pálida destaca sobre una blusa negra ajustada, y unos vaqueros oscuros rasgados. Lleva carmín rojo en los labios, y está preciosa. Su sonrisa y su mirada me dejan totalmente embobado.

—Hola, Josh—me saluda, y se sienta frente a mí.

—Hola, Emi—respondo con cara de tonto.

Ella se ríe, y yo la acompaño. Estoy loco por esta chica, y espero que no lo note y salga espantada. Sé que esto tiene que ser un sueño, y que en cualquier momento me despertaré en mi cuarto, y que lo primero que veré será el poster de Tron que tengo colgado en la pared.

—¿Qué vas a pedir? Me muero de hambre—me dice, ojeando la carta.

Yo me espabilo, y también finjo estar buscando qué comer.

—Pues hamburguesa, como siempre.

—Yo también. La doble con queso tiene una pinta estupenda.

—¡Vaya! No sabía que te gustara comer—comento con cierta sorpresa.

Emi se ríe.

—Sí, bueno, no lo parece, pero tengo buen apetito.

—Yo también—respondo, risueño.

Ella me mira fijamente, y me pierdo en sus ojos. Son preciosos.

—¿Qué vais a tomar? —pregunta el camarero.

—Una doble con queso, patatas fritas y refresco. Y por favor, la carne poco hecha, gracias—dice Emi.

Yo pido lo que quiero, y el camarero se va. Es entonces cuando volvemos a estar solos, y empezamos a charlar sobre la universidad, la vida y los cosas que nos gustan. Emi y yo coincidimos en casi todo. Nos encanta el cine, la informática y la literatura de ciencia ficción. ¿Dónde ha estado esta mujer perfecta durante todos estos años?

—Oye, Emi, me dijiste que vienes de Europa, aunque llevas mucho tiempo en Estados Unidos. ¿De dónde eres?

—De Rumanía. De una región que se llama Transilvania.

Yo me quedo perplejo.

—¡Anda! Como el conde Drácula.

Ella se ríe.

—Sí, de hecho, allí está su castillo.

—Me encantaría ir algún día.

—¿Te gustan los vampiros?

Yo me encojo de hombros.

—Bueno, he leído algunos cómics y he visto pelis sobre el tema. No es que sea un entusiasta, pero me gusta.

Ella sonríe y asiente.

—Eso es genial.

—Oye, Emi, ¿puedo hacerte una pregunta?

—Claro. Tú dirás.

Ahora no puedo echarme atrás. Llevo desde hace varios días preguntándomelo, y quiero saberlo.

—¿Por qué has aceptado salir conmigo? Es que me resulta raro que una mujer tan… Bueno, que tú hayas aceptado.

Ella me sonríe de nuevo, y siento que me derrito.

—¿Y por qué no?

—Por que es evidente que no tenemos nada que ver. Bueno, a nivel físico. Tú eres una diosa, y yo un chico del montón…

De repente, me doy cuenta de lo que le he dicho, y me siento avergonzado. Creo que he sido demasiado directo.

—Así que… Soy una diosa…—me dice, apoyando su mejilla en su mano, y lanzándome una mirada seductora.

A mí me va a dar un ataque al corazón aquí mismo.

—Sí… Bueno… Yo…

En ese instante, ella se acerca, y me da un beso muy tierno que me deja paralizado. Se aparta, y se ríe. Creo que le hace gracia mi expresión ahora mismo.

—Me gustas mucho, Josh. Creo que eres una persona maravillosa. Inteligente, bueno, gentil… Me encanta estar contigo. Cuando estoy a tu lado, me siento especial. Y, además, creo que eres realmente atractivo, desprendes un aura muy sensual…—comenta con voz melosa.

Noto cómo me suben las pulsaciones, y creo que me va a dar algo. De repente, ella se aparta bruscamente de mí, y oculta su rostro. Me quedo un poco preocupado.

—¿Te encuentras bien? —pregunto, acercándome.

Ella se aleja de mí, y pone su mano en mi pecho, para que no me acerque más.

—Sí, estoy bien. Es solo que estoy cansada. Será mejor que vaya a casa.

Salimos del restaurante, y la acompaño hasta su casa, que está allí cerca. Antes de despedirnos, me agarra de la solapa de la americana, y me da otro beso en los labios que me deja al borde del desmayo. Me encanta la intensidad de sus besos. Me gustaría que fuera así todos los días.

—Hasta mañana—me dice, metiéndose en su casa.

—Buenas noches—respondo con un hilo de voz, mientras me alejo en dirección a mi coche.

Camino canturreando, enamorado y feliz. Emi es la mujer de mis sueños, y también me quiere… ¡Un momento! ¿Me quiere? Bueno, supongo que sí porque me ha besado, pero no sé, ahora tengo dudas. Yo quiero ir en serio con ella. Sin embargo, ¿y si ella no quiere? Yo tengo que aclarar todo ahora mismo.

Llevo un buen rato caminando, y me doy media vuelta. Ella ya estará metida en la cama, así que voy a llamarla para asegurarme. Cojo el teléfono, llamo, pero no lo coge. No importa, iré a su casa.

Paso por delante del restaurante, y me doy cuenta de que hay una pareja en la calle paralela, donde están los cubos de basura, ocultos en la oscuridad. El hombre está gimiendo, y veo que la mujer está escondida tras su cuello.

Como si una fuerza me lo impidiera, me quedo quieto donde estoy, observando. Entonces veo que la mujer levanta la cabeza, y me mira. ¡Veo sangre en sus labios! ¿Pero qué? Y de repente, nuestras miradas se encuentran. No puedo creer lo que estoy viendo. ¡Es Emi! ¡Emi es un vampiro! De esos que succionan la sangre a la gente hasta matarlos.

Siento como el miedo se apodera de mí, y un escalofrío recorre mi espalda. El tipo está medio desmayado, y Emi no deja de mirarme. Intento retroceder, sin embargo, mis pies no se mueven.

Ella deja al tipo en el suelo, y empieza a acercarse a mí.

—Josh, puedo explicártelo, no es lo que parece…

Yo niego con la cabeza. No puedo creerla. Estoy aterrado, y cuanto más se acerca, peor me siento. Intento comprender, encontrar una explicación, sin embargo, no puedo. Finalmente, me agarra del brazo, miro su mano, espantado, y consigo moverme y alejarme.

Corro todo lo que puedo, pero ella me alcanza, porque se pone delante de mí. Yo me detengo en seco. ¿Cómo lo ha hecho?

—Josh, por favor, déjame explicarte…

—¡No te acerques! —exclamo, muerto de miedo.

Ella se queda quieta, y alza las manos.

—Por favor, Josh, escúchame…

—¿¡Qué tienes que explicarme, Emi!? ¿¡Qué eres la hija de Nosferatu, de Drácula!?—chillo—. ¿¡Qué esta noche ibas a matarme!? Aunque, bueno, veo que ya te has servido…

Ella niega con la cabeza.

—Josh, iba a decírtelo…

—¿Cuándo? ¿Cuándo ya me tuvieras acorralado en un rincón?—respondo, enfadado.

Ella suspira.

—No, iba a decírtelo lo antes posible. Temía que te pusieras así, como estás ahora.

—¿¡Cómo quieres que me ponga!? ¿Quieres que te de una palmadita en la espalda, y luego te deje mi cuello para que me dejes seco?—digo totalmente indignado—. Me gustas mucho, pero no soy tan estúpido.

—¡No iba a succionarte la sangre! De hecho, esta noche me he contenido. ¡Por eso he ido a buscar a otro humano! Porque para mí eres muy importante—me replica, enfadada—. Además, los humanos no morís cuando tomamos vuestra sangre.

—¡Sí, claro! ¿Y ese tío porque está medio muerto en el suelo?

—Porque se ha quedado adormilado. Solo se sufre un desmayo. Dormirá unas horas y mañana estará como nuevo.

Yo me rio a carcajadas. ¿Se cree que nací ayer?

—¡Venga ya! No me creo nada, Emi. No te preocupes, no diré lo que eres. ¡¡Pero no quiero que te acerques a mí nunca más!!—grito mientras me alejo.

—Josh…—la oigo decir a mi espalda.

Noto su voz temblorosa y triste. ¡No pienso caer en la trampa! Lo hace para que me acerque y atacarme. Se acabó. Ya sabía yo que era demasiado bueno para ser verdad. Solo quería mi sangre, por eso aceptó la cita y se hizo amiga mía. Estoy decepcionado, triste, en definitiva, hecho polvo. Porque a pesar de todo, la quiero. Y no sé si podré dejar de hacerlo…

CONTINUARÁ…

©2019, Andrea Muñoz Majarrez.

Cita con una estrella (Parte 1)

Dionne estaba terminando de arreglarse delante del espejo, preparándose para algo realmente importante para ella. Hoy no era una noche cualquiera. Esta noche tendría una cita especial y excepcional con el hombre de sus sueños.tyler-nix-594384-unsplash.jpg

Hace una semana, había llamado a la radio para participar en un concurso titulado Adivina la película. El asunto consistía en que, siguiendo las pistas que el conductor del programa daba, debías adivinar de qué película estaba hablando, y el premio era una cita con el actor del momento, Mark Valentine, protagonista del culebrón televisivo Besos de topacio. Seguir leyendo “Cita con una estrella (Parte 1)”

20 Cosas que deberías saber sobre mí

¡Hola, corazones rebeldes!

Seguramente, esta publicación os pillará por sorpresa. Bueno, ha sido una ocurrencia repentina. Siempre estoy entrevistando a compañeras de letras, y de repente, se me ha encendido la bombilla. ¿Y si os cuento algunas cosas sobre mí? Aficiones, gustos. Algo rápido, de respuestas directas, sin complicaciones. ¿Queréis saber más de mí?

E21B9666-1.jpg

  1. Nací en Madrid, España.
  2. Mi color favorito es el azul.
  3. Mis lecturas preferidas son Jane Eyre de Charlotte Brontë, Persuasión de Jane Austen y Agnes Grey de Anne Brontë.
  4. Mi película favorita es Blade Runner de Ridley Scott, entre otras muchas.
  5. Canción que nunca me canso de escuchar: Open your heart de Madonna.
  6. Videojuego favorito: The Legend of Zelda, Ocarina of time.
  7. Mi manga favorito es Hana Yori Dango  de Yoko Kamio.
  8. Odio la mentira y la hipocresía.
  9. Me encanta el cine, leer, el manga y el anime japonés, viajar, los videojuegos, el teatro, salir a cenar o a comer en buena compañía, el frío, la lluvia, escribir, y mi perdición es el café y el chocolate. Además, me apasiona la historia.
  10. No me gusta el alcohol, el tabaco, las aceitunas, el ruido, y seguir las tendencias.
  11. He vivido en Polonia e Inglaterra.
  12. Adoro el olor del perfume Aire de Loewe, el olor a castañas asadas y a hojaldre recién hecho.
  13. No tengo alergia a nada, excepto a la maldad.
  14. Me interesan prácticamente todos los temas, porque nunca se sabe lo que puedes aprender.
  15. No soy muy sociable, y considero que soy bastante tímida, aunque en las redes no lo parezca.
  16. Me gustan los animales, sobre todo, los perros, aunque de niña les tuviera miedo.
  17. Soy una persona confiada y optimista.
  18. Me encanta hacer reír.
  19. La lealtad es uno de mis principios fundamentales.
  20. Soy una soñadora, que se pasa gran parte del tiempo imaginando historias.

Pues esta soy yo. Seguramente os habéis quedado con más dudas. ¡Sois libres de preguntar!

Un café con Sabina Rogado

¡Hola, corazones rebeldes!

Hoy viene a tomar un café conmigo la escritora Sabina Rogado, autora de El pasado siempre vuelve (novela de la que ya os hablé en el blog), La Apuesta o la bilogía Te quiero en mi vida. En esta entrevista comparte muchas curiosidades y nos contará algo más sobre su próximo proyecto, una novela de época titulada Lady Catherine. ¿Te animas a saber más?

Bienvenida, Sabina. Gracias por concederme esta entrevista, espero que te guste y que pases un rato agradable.

Antes de nada, sirvamos el café ¿cómo lo prefieres?IMG-20190211-WA0001

Soy una apasionada del café, tanto es así que no me importan sus diferentes formas de servirlo. Me gusta solo, con leche, capuccino… eso sí, preferible con miel.

Bueno, ahora que ya estamos cómodas, cuéntame, ¿cuándo y por qué empezaste a escribir?

Empecé siendo una niña, si echo la vista atrás recuerdo que siempre estaba con un lápiz y con un cuaderno en la mano. ¿Por qué? Pues sinceramente, no lo sé. Creo que lo necesitaba, lo necesito y creo que lo necesitaré SIEMPRE.

¿Has sido siempre una gran lectora?

Por supuesto, devoro los libros.

¿Qué géneros sueles leer? Seguir leyendo “Un café con Sabina Rogado”