Noche estrellada de neón

beard-black-leather-jacket-bokeh-365356.jpgCamino con rumbo fijo a toda prisa. La polución envuelve el ambiente, y la gente se cruza en mi trayecto, sin darse cuenta de que a veces entorpecen mi paso.

No me detengo, pues mis pies se mueven solos, guiados por mi corazón, que desea llegar hasta donde tú estás.

Sé que me esperas a los pies del luminoso cartel de Schweppes de Callao, un superviviente como nuestro amor. Los únicos neones que se salvaron de ser apagados en la noche madrileña.

Estoy a punto de llegar, ya puedo verte entre la multitud. Reconocería tu perfil incluso en mitad de la noche más oscura y tenebrosa.

Veo que tu mirada me busca, y al fin me encuentra. Cuando lo hace, me dedicas tu sonrisa, esa sonrisa que me hizo enamorarme de ti por completo.

Atravieso la plaza, esquivo a la gente, y finalmente, llego hasta ti. Ese corto trayecto me ha parecido eterno, por las ganas que tengo de estar junto a ti. Me acerco, y por fin te toco. El simple roce de la yema de tus dedos sobre la palma de mi mano hace que sienta una especie de corriente eléctrica que recorre mi cuerpo de arriba abajo.

Me estremezco cuando acaricias una de mis mejillas, y te acercas poco a poco a mis labios. Antes de rozarlos, te detienes unos interminables segundos y me miras con deseo.

Finalmente, harta de esperar, avanzo y devoro tus labios, saboreándolos con deleite y pasión, con fuego y ardor. Ahora mismo, estoy en pleno éxtasis.

Esta noche no voy a separarme de ti. Tú serás mío, y yo seré tuya. Nos convertiremos en uno solo, todas las veces que sean necesarias, hasta que quedemos exhaustos y saciados.

Nada nos lo impedirá, porque estaremos al amparo de la noche estrellada de neón.

©2019, Andrea Muñoz Majarrez.

Heroínas de la vida real

Corazón Rebelde

¡Hola a todos!

Hoy, día Internacional de la Mujer, voy a escribir un post algo atípico y especial. Es un día de recuerdo, celebración y reivindicación, aunque en mi opinión esto último es una lucha diaria, que tiene lugar todos los días del año. Yo lucho cada día. A mi manera, en mi ámbito, donde empiezan los pequeños cambios. A través de mis personajes, mujeres luchadoras que se salen un poquito de la norma. Y trabajando por la educación, la base de todo. Debemos hablar de las mujeres que a lo largo de la historia, con su esfuerzo y sacrificio, han hecho posible que pueda tener la libertad de poder decidir sobre mi propia vida. Mi bisabuela, por ejemplo, una mujer fiera, independiente, ama de casa, trabajadora, luchadora incansable. Tuvo un pensamiento avanzado para su época, vivió una vida atípica, luchando contra prejuicios e injusticias (le dedicaré una novela porque…

Ver la entrada original 2.124 palabras más

Cita con una estrella (Final)

Después de la cita, Dionne quitó de su cuarto los posters, guardó las películas de Mark donde no pudiera verlas, y lo mismo hizo con la foto de su taquilla. No quería saber nada de Mark Valentine. Un mito había caído, y ella iba a enterrarlo. Sus compañeros y sus familiares desconocían el motivo de ese cambio repentino de actitud, porque Dionne no les había contado nada. Dionne no sonrió ni se mostró alegre durante los dos días siguientes. No tenía ganas. Solo quería concentrarse en el trabajo.

amor

Una tarde, llegó al taller un Porsche 911 de los años 80, que dejó a todos totalmente asombrados. Era una auténtica preciosidad. Carrocería de color rojo, sin un solo golpe o arañazo. Parecía recién salido de fábrica. Al volante estaba Mark Valentine, ocultando sus ojos tras unas gafas de sol. Salió del coche luciendo un traje gris, camisa blanca, y un aspecto impecable. Seguir leyendo “Cita con una estrella (Final)”