Vida de escritor: No juzgues un libro por su portada… Ni por una mala crítica

¡Hola, corazones rebeldes!

Hoy en la sección Vida de escritor, quiero compartir con vosotros una anécdota personal, que me ha provocado una enorme sorpresa y que me ha devuelto la esperanza en la humanidad, bueno, más bien en ciertos lectores, demostrándome que no existen las verdades absolutas, y que algo que en principio puede parecer negativo, se convierte en algo positivo.

blond-1866951_640

Hace unos meses, cuando salió a la venta Charlotte Beverly, la emoción me invadía, pero también cierto nivel de inquietud ante el recibimiento que tendría mi primera novela entre los lectores. A pesar de que ya había saboreado el contacto con el público con Corazones rebeldes, y sabía lo que eran las críticas, tanto positivas como negativas, yo me mantenía expectante, hecha un manojo de nervios ante lo que se avecinaba. Y no tardó en llegar. Solo un día después de que la obra se publicara, yo, alma inocente y cándida, con una tierna sonrisa, entré en Goodreads y me encontré la primera crítica dirigida a mi querida Charlotte. Y me llevé la primera bofetada. Una crítica negativa que tildaba mi novela de aburrida. Os podéis imaginar cómo me sentí en ese momento. El cielo, que estaba despejado, se llenó de negras nubes y me sentí desanimada durante diez minutos. Y solo diez minutos, porque ese día tenía cosas que hacer, y no podía perder el tiempo lamentándome. Pero el enfado sí me duró todo el día, no os lo niego.

Bien. Asumí el asunto como mejor pude y seguí esperando más impresiones, que no tardaron en llegar. Todas opiniones favorables, positivas, deseando más, y pidiendo segundas partes (estoy en ello, paciencia). En Goodreads y Amazon.es las opiniones positivas destacaron por encima de las negativas, que, por suerte, fueron pocas. Sin embargo, en Amazon.com, volvió a ocurrir lo mismo. Primera y única crítica con una valoración de una estrella, afirmando que mi novela era aburrida, que le faltaba pasión y que no la recomendaba para nada. También dejó su impresión en Goodreads. Bueno, asumí la crítica, y seguí adelante. Lo malo es que esa opinión aparecía en todos los portales de Amazon, y además, como crítica destacada, para que todo el mundo la viera bien.

Así estuvo la cosa durante meses, hasta que hace unos días, ocurrió algo inesperado. Una lectora dejó escrito un comentario en el muro de una compañera escritora (Luna Villa, ya estáis tardando en leer algo suyo), diciendo que había leído Charlotte Beverly y que le había gustado, a pesar de la única crítica que había leído en Amazon.com, y dejaba bien claro que a pesar de haber leído esa crítica negativa, había decidido darle una oportunidad a mi libro para poder sacar ella sus propias conclusiones. Yo abrí mucho los ojos, y fui a la web en cuestión. Allí comprobé que había dejado una puntuación de cinco estrellas, afirmando que no estaba para nada de acuerdo con la crítica anterior, y explicando con pelos y señales por qué le había gustado y por qué la recomendaba. En ese momento, sonreí de oreja a oreja. Esta lectora, que no había leído nada mío, había decidido darle una oportunidad a Charlotte a pesar de esa única crítica nada favorable. Esto me hizo reflexionar, obviamente.

Para un escritor, las críticas son importantes para ganar cierto nivel de visibilidad, y para poder conocer de cerca la opinión de los lectores, aunque también sirven para alimentar el ego, animarnos un poco, o disgustarnos terriblemente. Tanto las opiniones positivas como negativas tienen su utilidad, aunque no siempre resultan prácticas. Hay críticas despiadadas que no llevan a ninguna parte, y opiniones ultra positivas que no nos hacen ningún favor. Sin embargo, nosotros, humildes creadores de historias, esperamos con ansia saber lo que nuestros lectores opinan, y sonreímos cuando nos dicen que les ha gustado.

Hay gente que si no ve una reseña u opinión sobre un libro, no se anima ni siquiera a leer la sinopsis. Y si para colmo, este tiene comentarios negativos, entonces nada. Sin embargo, existen lectores que, a pesar de todo, deciden jugársela y leen una novela que tiene una única crítica negativa, dejando finalmente claro que las opiniones no lo son todo. Como ya he dicho en alguna ocasión, personalmente suelo pasar de largo por las críticas, ya que estas son subjetivas, y no todo el mundo tiene mis gustos. Si hubiera hecho caso a las opiniones ajenas, me habría perdido verdaderas obras maestras. Por eso, es mejor no juzgar un libro por su portada, ni por una mala crítica, porque puedes estar perdiéndote algo maravilloso.

¡Gracias por leer!

Anuncios

2 respuestas a “Vida de escritor: No juzgues un libro por su portada… Ni por una mala crítica

  1. Me ha encantado tu artículo y me he sentido muy identificada, porque de verdad que las críticas negativas de mis novelas (con el esfuerzo y el trabajo que una le dedica) te desinflan bastante, por eso me da gusto saber que hay gente que sí se arriesga a leer una novela a pesar de lo que otros digan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.