Mary Shelley: Gótica e inusual

¡Hola a tod@s!

En este nuevo artículo voy a hablaros de la autora de una de las obras universales del género de terror. Su obra, Frankenstein o el moderno Prometeo, a pesar de que fue publicada hace casi 200 años, sigue creando fascinación. Podría incluso escribir un post entero dedicado a la novela y al contexto de su creación. Pero prefiero centrarme en la persona que fue capaz de imaginar el experimento de un científico loco, que creo una criatura a la que hizo cobrar vida en una noche de tormenta. Conozcamos a Mary Shelley.

uewb_09_img0642
Mary Shelley

Mary Wollstonecraft Godwin nace el 30 de agosto de 1797, en Somers Town, Londres. Hija de dos importantes personajes de la cultura inglesa de la época, su padre era el filósofo político William Godwin, y su madre la filósofa y feminista Mary Wollstonecraft. Por desgracia, Mary convivirá con la muerte nada más nacer, pues su madre fallece tras el parto. Su padre será el encargado de criar a Mary y a su hermana Fanny Imlai, hija de una relación anterior de Mary Wollstonecraft, y conseguirá proporcionarles una buena e informal educación, inculcándoles sus ideas liberales. Mary conoció la inusual vida de su madre a través de su obra, y siempre atesoró su recuerdo. A pesar de no recibir una educación formal y típica, Mary obtuvo buenos conocimientos en diferentes materias, tuvo pleno acceso a la extensa biblioteca de su padre, y la oportunidad de charlar y aprender de los numerosos filósofos, escritores y demás intelectuales, que acudían a casa de Godwin con asiduidad.

William Godwin y Mary Wollstonecraft

La relación entre padre e hija era excelente, hasta que su padre volvió a contraer matrimonio con una conocida, Mary Jane Claimont, que aportaba dos hijos de un matrimonio anterior. A partir de entonces, Mary siempre tuvo una relación problemática con la mujer de su padre. Parece ser que no era la única que tenía una mala opinión de la mujer, pues la mayoría de los amigos de su padre también la detestaban por tener un carácter poco amigable. A pesar de esto, Godwin estaba muy enamorado de su mujer, y no le importaba lo que opinaran los demás. Tiempo después, el matrimonio creó una editorial que pronto se fue a pique, provocando que Godwin acumulara numerosas deudas, que no pudo pagar. Finalmente, algunos de sus amigos le prestaron el dinero necesario para cancelar sus deudas, y así evitar acabar en una cárcel de deudores.

Ya siendo adolescente, pasó varios meses en Escocia, en la residencia de un filosofo de corte radical, amigo de su padre, William Baxter. Allí aprendió nuevas ideas, y pudo entablar amistad con las hijas del filósofo. Fue en esa época, durante sus idas y venidas a casa de su padre, cuando conoció al que sería el hombre que cambiaría su existencia. Se trataba del poeta Percy Bysshe Shelley, seguidor de las ideas de su padre.  Por aquella época, 1813, Percy estaba casado, pero su matrimonio hacía aguas desde hace tiempo. Percy era un aristócrata, convertido en poeta, que se mantenía alejado de su tradicional familia, que prefería que se dedicara a administrar las tierras. Por este motivo, muchas veces tenía problemas económicos, ya que eran sus familiares los que controlaban sus finanzas.

Portrait_of_Percy_Bysshe_Shelley_by_Curran,_1819
Percy Byshee Shelley

Comenzaron a citarse en secreto frente a la tumba de la madre de Mary, y poco a poco, el amor fue creciendo, hasta volverse inseparables. A pesar de que él estaba casado, decidieron seguir adelante con el romance, y pronto empezaron a tener relaciones. Pasado un tiempo, ambos deciden marcharse de Inglaterra, ante el posible escándalo que pudiera surgir al conocerse su relación clandestina, sin importarle a Percy dejar a su mujer, que por aquel entonces estaba embarazada. Viajaron a Francia, acompañados de Claire Claimont, la hija de la madrastra de Mary.

En Francia, Mary descubrió que estaba embarazada, al tiempo que las cosas se complicaban. Ambos se dieron cuenta de que no tenían dinero, y el padre de Mary, el señor Godwin, se negó a ayudar a su hija, de hecho, llegó a decirle que renegaba de ella. Por suerte, hubo amigos que les dieron consuelo, como los escritores Thomas Jefferson Hogg y Thomas Love Peacock. De hecho, Percy pensaba que Hogg y Mary debían convertirse en amantes. Esta idea estaba relacionada con la filosofía de Percy de practicar el amor libre, pues consideraba que el matrimonio era una cárcel. Esto le trajo más de un problema con Mary, puesto que ella le amaba de verdad, y nunca tuvo relaciones con otro, pero Percy sí tuvo amantes, incluso llegando a flirtear descaradamente con Claire Claimont.

Curran, Amelia, 1775-1847; Claire Clairmont (1798-1879)
Claire Claimont

Meses más tarde, Mary dio a luz a una niña prematura que sobrevivió poco tiempo, algo que le provocó una profunda depresión. En esa época, regresaron a Inglaterra, cuando Percy se recuperó económicamente al cobrar la herencia de su abuelo. Se instalaron en una casa cerca de Windsor Great Park, entre Surrey y Berkshire. Tiempo después, Mary dio a luz a su hijo William.

Su estancia en Inglaterra no duraría mucho tiempo. Dos años después, Mary, Percy y su hijo, acompañados por Claire Claimont, viajaron a Ginebra, donde planeaban pasar el verano con un amigo, el poeta Lord Byron, que en aquella época ya había tenido un affaire con Claire, fruto del cual ella se quedó embarazada. Se reunieron allí con Byron, que llegó días más tarde, acompañado de su médico, el doctor Polidori. Byron se hospedó en Villa Diodati, junto al lago, mientras Percy y Mary se quedaron en una casita llamada Maison Chapuis, que estaba al lado.

(c) Newstead Abbey; Supplied by The Public Catalogue Foundation
Lord Byron
1200px-Villa_diodati_2008.07.27_rg_5
Villa Diodati

Fue en este lugar, durante aquellas noches de verano, cuando Mary, que ya se hacía llamar Mary Shelley, empezó a escribir la historia que la convertiría en una autora universal. Después de una noche llena de pesadillas, decidió plasmar en papel lo que había soñado, pensando que sólo sería una historia corta. Finalmente, creó Frankenstein o el moderno Prometeo, que se publicó en 1818.

En septiembre regresaron a Inglaterra, y fue entonces cuando llegaron las desgracias. Se instalaron en Bath, para así poder ocultar el embarazo de Claire, y que esta diera a luz en secreto. Durante el verano, Mary había recibido cartas de su medio hermana Fanny, que vivía en Bristol, diciéndole lo desgraciada que era su vida. A pesar de que Percy intentó buscarla, por que en sus cartas insinuaba que su muerte sería inminente, no se pudo hacer nada, y Fanny apareció muerta en su cuarto, tras suicidarse ingiriendo una gran cantidad de láudano. Pero esta desgracia no vendría sola. La esposa de Percy, se suicidó arrojándose a las aguas del Serpentine, el lago que hay en Hyde Park. Percy intentó quedarse con la custodia de sus dos hijos, pero fue una tarea imposible. Su abogado le aconsejo que para mejorar su imagen ante el juez, se casara, y así lo hizo. El 30 de diciembre de 1816, Percy y Mary, que estaba embarazada de nuevo, se casaron en St Mildred´s Church, en Londres. Esto hizo que las rencillas familiares con los Godwin terminaran, pero Percy nunca consiguió la custodia de sus hijos.

Claire dio a luz a su hija Alba, que después sería conocida como Allegra, y Mary daría a luz a su tercer hijo, una niña llamada Clara. Todos se mudaron a Buckinghamshire, a una propiedad a orillas del Támesis. Percy siguió publicando sus trabajos, y Mary terminó en 1817 su novela Frankenstein. A pesar de que seguían escribiendo y ganando algo de dinero, las deudas crecían sin control, y para evitar la cárcel de deudores, los Shelley decidieron mudarse a Italia acompañados de Claire y su hija.

Allí en Italia, se reencontraron con Byron, que a partir de entonces se hizo cargo de Allegra, y esta dejó de tener contacto con su madre. A pesar de que al principio las cosas iban bien, la tragedia volvió a golpearles. Su hija Clara, moriría en Venecia en 1818, y su hijo William en Roma en 1819. Esto hizo que Mary cayera en una profunda depresión y que se alejara del mundo, incluido Percy. Durante esta época, sólo encontró consuelo en la escritura. Volvió a sonreír gracias al nacimiento de su cuarto hijo, Percy Florence, aunque siempre llevaría el dolor de la pérdida en su corazón.

Por esta época, Mary publicó varios trabajos como Mathilda (1919), una obra autobiográfica; o Valperga (1823), una novela histórica. También hubo problemas entre los Shelley, puesto que Percy estaba más interesado en otras mujeres que en Mary, y cuando ésta sufrió un aborto, él pasaba más tiempo con su amante de turno que con ella. Y de nuevo la tragedia se cernió sobre ellos, pues Percy moriría en un naufragio, cuando regresaba de un viaje a Livorno, en el verano de 1822. Días más tarde, se confirmó la muerte de todos los ocupantes del barco.

Después de este episodio, Mary regresó a Inglaterra. Decidió entonces dedicarse a criar a su hijo, y a vivir de sus escritos. Tuvo que contar para ello con la ayuda financiera de su padre y de su suegro, que a pesar de que nunca toleró a Mary, no podía dejar a su nieto desamparado. Cuando las cosas fueron mejor, se instaló con su hijo en una propiedad en el norte de Londres, y retomó un poco su vida social. Conoció al escritor Washington Irving y al actor John Howard Payne, que llegó a pedirle matrimonio, oferta que ella rechazó. También se dedicó a editar la obra de Percy Shelley y de su amigo Lord Byron, mientras publicaba su propio material, como las novelas The Last Man (1826), The Fortunes of Perkin Warbeck (1830), Lodore (1835) y Falkner (1837).

En sus últimos años, madre e hijo consiguieron ser independientes económicamente, tras la muerte del padre de Percy Shelley, y recibió algún que otro chantaje por parte de algunos oportunistas que querían sacar a la luz cartas comprometedoras de la escritora. Finalmente, estas amenazas nunca llegaron a cumplirse. Años después, su hijo contrajo matrimonio, y resultó ser una unión feliz. Mary incluso mantuvo siempre una excelente relación con su nuera, Jane Gibson. Vivió con el matrimonio en Chester Square, Londres, y solía acompañarles en sus viajes al extranjero.

MARY_SHELLEY_-_24_Chester_Square,_Belgravia,_London_SW1W_9HS,_City_of_Westminster
La casa donde vivió Mary Shelley en Chester Square.

Mary Shelley falleció el 1 de febrero de 1851, a los 53 años. Se cree que por un tumor cerebral, aunque llevaba algunos años con problemas graves de salud. A pesar de que su deseo era ser enterrada junto a sus padres, su hijo y su nuera decidieron que la iglesia de St Peter en Bournemouth, cerca de su hogar, era el lugar más idóneo, e incluso consiguieron traer los restos de los padres de Mary hasta allí, para enterrarlos con ella. Un año después de su muerte, encontraron en una caja con sus pertenencias, mechones de pelo de sus hijos fallecidos, un cuaderno que compartía con Percy Shelley, y una copia del poema Adonais, que contenía parte de las cenizas del poeta.

1024px-Wollstonecraft_Shelley_Grave_1
Tumba de la autora en Bournemouth

Ante todo, Mary Shelley fue una mujer con una existencia poco convencional, siendo hija de dos importantes personajes del mundo intelectual, y manteniendo una relación al principio clandestina, pero al fin y al cabo, liberal y poco usual para la época, con otro de los grandes nombres de la literatura inglesa. Debo decir que, a pesar de ser una mujer de pensamiento liberal, en el fondo, en cuanto a las cuestiones del amor, era algo tradicional, pues nunca llegó a entregarle su corazón a otra persona. Nos ha dejado una de las primeras obras góticas, puro romanticismo del XIX. Una novela que sigue hoy en día siendo adaptada al cine, y que sigue despertando curiosidad, siendo objeto de estudio. Mary Shelley, que convivió con la muerte más a menudo de lo que le hubiera gustado, ha alcanzado con su obra la inmortalidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s