Conociendo lugares: Madrid Parte 2

¡Hola a todos/as!

Hace unos días en Conociendo lugares os propuse una primera ruta para conocer Madrid, ahora continuaremos donde nos quedamos la última vez, y nos pondremos en marcha para conocer la parte más antigua de la ciudad, que comprende el Madrid medieval y de los Austrias.

La última vez nos quedamos contemplando el Palacio Real y la Catedral de la Almudena, cuya entrada es gratuita, aunque se requiere la donación de 1€ al entrar para el mantenimiento del edificio, podéis obtener más información aquí. Pasando la catedral, si bajamos a mano derecha por la calle Mayor, llegaremos a las ruinas de la antigua muralla musulmana que delimitaba la ciudad en la Edad Media. Aquí nos encontramos ya con el Madrid medieval. Los restos de la muralla se encuentran esparcidos por varias zonas de Madrid, pero estos son los más visibles, se encuentran en un pequeño parque, y una placa nos muestra la situación de la muralla con el paso del tiempo, que se amplió con la llegada de los cristianos tras la Reconquista. Viendo este plano, nos damos cuenta de que Madrid era una ciudad muy pequeña en sus orígenes, muy diferente a la gran urbe que es hoy.

Restos de la muralla musulmana

Volvemos hacia atrás, hacia la calle Bailén, y cruzamos para dirigirnos hacia la calle de Segovia, que se encuentra bajo el viaducto, tristemente famoso por su alta tasa de suicidios. El acceso más rápido se encuentra en una escaleras situadas al lado del edificio del Consejo de Estado de España. Una vez lleguemos a bajo del todo, nos encontraremos con la Calle de Segovia, y giraremos a mano izquierda para dirigirnos hacia la Plaza de la Paja y la Plaza de la Cruz Verde. Continue reading “Conociendo lugares: Madrid Parte 2”

Anuncios

Vida de un traductor: Asociaciones

¡Hola a todos/as!

Hace más de un año, cuando empecé mis estudios de traducción, asistí a numerosas conferencias impartidas por varios profesionales del gremio. Durante todo ese tiempo, tanto profesores como profesionales nos recomendaban formar parte de una asociación de traductores. Yo al principio no le dí mayor importancia, ya que por aquel entonces era una estudiante sin ningún tipo de experiencia y no entendía el importante significado de ese consejo. Pero entonces me di cuenta de que estas organizaciones eran las responsables de organizar aquellas conferencias, y también de que proporcionaban un importante red apoyo a los profesionales.

monigotes_bocadillos_comentariosSí, es cierto que no es esencial ni obligatorio registrarte en una asociación para ser traductor, pero es importante tener en cuenta que en estas asociaciones pueden proporcionarte un enorme apoyo profesional y legal, Por ejemplo, cuentan con plantillas estándar de términos y condiciones que puedes usar como contrato cuando trabajas como freelance, y también te proporcionan descuentos a la hora de comprar productos que necesites para ejercer de traductor (CAT Tools, aplicaciones y software), y para asistir a conferencias en las que haya que pagar por asistir, aunque hay que decir que el 90 por ciento de los eventos que organizan son gratuitos.  Continue reading “Vida de un traductor: Asociaciones”

Vida de un traductor: Expresiones difíciles o casi imposibles de traducir

Man-With-Question-021¡Hola a todos/as!

La mayor parte del tiempo el traductor se enfrenta al hecho de que existen expresiones tan ligadas a la cultura fuente, que es prácticamente imposible encontrar un equivalente que transmita por completo o parcialmente lo que quiere decir esa expresión o palabra en otro idioma.

Cuando empecé a estudiar el Máster, una de las primeras traducciones a las que me enfrenté fue un artículo escrito en español, que había que traducir al inglés, un texto que en apariencia era sencillo en estructura y estilo. Se trataba de un artículo publicado en un periódico español, en el cual una corresponsal francesa hablaba de su vida en Madrid, de lo diferente que era comparado con Francia. En principio, para mí, buena conocedora de Madrid, no presentaba mucho problema, pero cuando empecé a leer y a analizar el texto (algo muy importante), la cosa cambió bastante.

A parte de la gran cantidad de verbos reflexivos, que es una cosa bastante difícil de traducir al inglés, sobre todo para mí, expresiones como café cortado, café con leche, pinchos, o tapas aparecían en más de una ocasión. Sí, en principio estas palabras no presentaron ningún problema aunque café cortado no supe bien cual era el equivalente más cercano, pero palabras como castizo fueron un reto. Realmente lo más difícil fue transmitir lo castizo y madrileño del asunto, esa conexión cultural tan potente. Yo me preguntaba ¿Cómo traduzco castizo? ¿Cómo puede entender un anglosajón esa palabra y su significado?

Más de una vez he pensado que existen expresiones y palabras que sólo se pueden conocer bien si uno ha estado en el lugar. Hay veces que es posible encontrar equivalentes para palabras y expresiones como Mola mazo, en cero coma o fetén, pero sin duda, es necesario conocer bien su significado para poder traducirlos correctamente o de la manera más exacta posible. De hecho, no sólo conocer su significado, sino su contexto cultural, por eso, un traductor necesita (y reitero el verbo) un conocimiento cultural profundo, por que sino cometerá numerosos errores. Además, cuando uno traduce este tipo de textos, no deja de aprender cosas nuevas, incluso cuando realmente crees que sabes mucho, siempre hay algo más que te queda por saber, sobre todo teniendo en cuenta que los idiomas no dejan de evolucionar.

Mi solución a estas palabras imposibles o casi imposibles de traducir ha sido siempre intentar adaptarlas a la cultura de destino, pero siempre explicando a pie de página, a ser posible, su significado y contexto cultural, muchas veces dejando la palabra original, como en el caso de Tapas o Pinchos. Con este artículo quiero también defender el papel del traductor y las dificultades que ello conlleva, pues cuando el receptor se queja de una mala traducción o de que se pierde algo, pues hay que decir que no es fácil para un traductor llevar a cabo este tipo de trabajos, y que los primeros en frustrarnos somos nosotros, por el hecho de no poder transmitir al cien por cien ese elemento cultural.

Aunque también debo decir que contamos con un privilegio enorme, el hecho de ser un confidente y un conector entre dos culturas que conocemos bien, siendo los únicos que realmente entendemos la esencia del significado del texto que traducimos, transmitiendo el contenido con menor o mayor fortuna. Por eso me gusta tanto esta profesión.

Y vosotros ¿Alguna vez os habéis encontrado con un texto realmente difícil, con palabras difíciles o casi imposibles de traducir?

Gracias por leer.

 

 

Mi Biblioteca: Marianela de Benito Pérez Galdós

¡Hola a todos/as!

Hoy en Iberamtrans os voy a hablar sobre literatura, en concreto sobre una obra que se encuentra entre mis favoritas, Marianela (1878), escrita por Benito Pérez Galdós. Este relato ha sido llevado al cine en varias ocasiones, siendo una de las adaptaciones más famosas la película protagonizada por Rocío Dúrcal y dirigida por Angelino Fons.

978607141168

Marianela es una muchacha huérfana que vive en el ficticio pueblo de Socartes, junto a la familia Centeno, encargados de la mina del pueblo. Nela, como se la conoce, no cumple con los cánones de belleza, pues su rostro no es bello, pero es una muchacha con un carácter amable y generoso, aunque algo torpe. Está perdidamente enamorada de Pablo, un chico ciego al que ésta sirve de lazarillo, haciendo esta tarea con enorme ahínco pues se dedica a acompañarle a todas partes y a deleitarle con charlas y canciones. Éste cree que Nela es poseedora de una gran belleza física, pues según él su carácter bondadoso es reflejo de esta belleza. El padre de Pablo, Francisco Penáguilas, es un hombre adinerado que consigue que un doctor especialista en salud ocular le opere para poder curarle la vista. Penáguilas quiere que una vez Pablo recupere la vista, se case con su prima Florentina, una muchacha de alta alcurnia y gran belleza. Es a partir de entonces cuando la ya desdichada vida de Marianela da un giro aún más dramático.

Cuando leí esta novela, que no es muy larga, casi llego a derramar alguna lágrima, no sólo por la historia en sí que ya es una auténtica tragedia, sino por esa sensación de injusticia hacia el más desfavorecido que se ve reflejada a lo largo del relato. La protagonista es una criatura desdichada desde su nacimiento, naciendo en el seno de una familia pobre que trabaja en las minas, quedándose huérfana a muy temprana edad, y teniendo que vivir rodeada de seres humanos que la desprecian constantemente por su torpeza y su fealdad. Es una muchacha con gran corazón que el único motivo que encuentra para seguir viviendo es el amor de Pablo, ese muchacho ciego que la trata con amabilidad y cariño, que no la
juzga por su belleza.

perez_galdos_benito
Benito Pérez Galdós

Cuando parece que por fin la felicidad va a llamar a su puerta, lo que en principio es una noticia buena se convierte en su desgracia definitiva. Aunque Pablo le promete que cuando recupere la vista se casarán, las obligaciones familiares y la belleza se interponen. Por un lado, el padre de Pablo planea el matrimonio de éste con su prima, ya que esta unión aportará a la familia más dinero del que ya tienen, y por otro, la belleza de la futura novia, que deslumbra a Pablo nada más verla, hecho que provoca que se olvide de Marianela al instante. Esto demuestra la naturaleza caprichosa de Pablo, que se lanza corriendo a los brazos de la belleza y la riqueza, dejando a Nela con el corazón roto y sin esperanza.

Pero también en esta historia hay personajes buenos que intentan ayudar a Nela, como el doctor Golfín, quien devuelve la vista a Pablo pero que a su vez es participe de la desgracia de la protagonista, que consuela a Marianela y la acompaña en su lecho de muerte, o Carlos Centeno, el hijo pequeño de la familia que acoge a Nela, quien siempre que puede la ayuda. Florentina, la prometida de Pablo también intenta ayudarla, pues considera que es una pobre muchacha desgraciada, y el doctor y ella trasladan a Nela a la villa del padre de Pablo, para intentar curarla.

Marianela es un personaje con el cual uno puede simpatizar enseguida, pues a lo largo del marianela7202relato, el lector puede sentirse en cómplice de esta pobre muchacha a la que la vida no le va bien, y sentir la gran injusticia que sufre en todos los aspectos de su existencia. También, ese desprecio que sufre por no ser hermosa por la gran mayoría de los que le rodean, que no son capaces de ver más allá de su aspecto físico y valorar su interior. Es un retrato de la sociedad de entonces, como ya es habitual en la obra de Galdós, que se muestra crítico con las desigualdades sociales. Aunque debo decir que en parte también es un retrato atemporal, pues las cosas en muchos aspectos no han cambiado tanto, por eso adoro esta obra. En cuanto a las adaptaciones, sólo conozco la protagonizada por Rocío Dúrcal, que está brillante en su papel, y la verdad es que plasma la obra bastante bien, dentro de las complicaciones de llevar al cine una obra literaria.

Si te gusta Benito Pérez Galdós y el Realismo, no puedes dejar de leer esta obra, un relato que conmueve, que emociona, con unos personajes marcados en sus papeles, con una protagonista que despierta ternura y pena, una historia de injusticia, pero también de esperanza, pues existen las personas que dan todo a cambio de nada y que están dispuestas a ayudar al más desdichado.

¡Gracias por leer!